Morenistas, quieren arrebatar, no ganar

Por Karina A. Rocha Priego

¿Y así quieren sobresalir?, no cabe duda de que la dirigencia nacional de Morena se ha convertido en la “manzana de la discordia”, luego de que desde hace meses se están peleando un cargo que, según los morenistas, los mantendrá en el poder y le apuestan, indiscutiblemente, a la “imagen presidencial” para “perpetuar en el poder”.

Pero todavía no hay nada y, peor aún, los aspirantes están dando una imagen que da pena ajena. Han dejado bien en claro que “cada uno ve por su beneficio personal” y no por el de su partido. Lejos de “unirse” se han distanciado y hoy por hoy, se pelean “todos contra todos”.

Por el momento y para desgracia de todos, el Instituto Nacional Electoral aplazó, hasta el próximo 24 de octubre la definición del nuevo dirigente de Morena, ello mientras concluye el proceso de validación de la nueva dirigencia, mientras tanto, Alfonso Ramírez Cuéllar seguirá al frente de Morena.

Y es que será hasta entonces cuando la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos informe los resultados de la encuesta del desempate entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado.

Pero habrá que recordar que hace aproximadamente un mes, la secretaría de las Mujeres del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de ese partido, Carol Arriaga acusó a Alfonso Ramírez Cuéllar no mover un solo dedo para regularizar el padrón electoral, requisito que exigía el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para la renovación de la dirigencia, lo que significa que este señor no quería dejar el cargo pues se presume buscaba algo más para sí mismo.

Ello provocó una serie de enfrentamientos entre aspirantes que habrían de ser elegidos por “encuesta abierta” que, hasta el momento, dio como resultado un supuesto empate entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado, sin embargo, se dice que los “dados podrían estar cargados” a favor de Mario Delgado, como “candidato” del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nada más imagínese usted que Morena, tiene un “año intentando renovar su dirigencia”, y lo único que han logrado, por el momento, es una serie de enfrentamientos entre grupos que fijarán el camino de ese instituto político, presumiéndose que, al proceso del 2021, jugarán cargos de elección popular con notado divisionismo, y posibles deserciones de quienes se sientan “utilizados y poco o nada remunerados”.

Sabemos que el proceso electoral 2021, los morenistas lo sienten “ganado”, pero no se han puesto a pensar que la “lucha por el poder” que vienen protagonizando desde ya un año, lejos de convertiros en “favoritos”, se merecen la comparación de ser “más de lo mismo”.

Un punto en contra, muy importante es que será a través de los tribunales que se decida la nueva dirigencia morenista, arrebatando a la militancia el derecho de elegir a quien, no solo encabece su movimiento, sino que, además, les de certeza política de continuar en el poder en el 2021.

Pero ojalá solo fuera eso. Resulta que, en el alboroto, no faltaron aquellos que se auto destaparon para ocupar un nuevo cargo de elección popular que se juegue en el 2021, lo cual ha provocado otra afrenta entre morenistas, demostrando una vez más que, habiendo probado las mieles del poder, hoy por hoy buscan seguirlo conservando.

Ahora los enfrentamientos “son mediáticos” y las acusaciones entre grupos políticos en los estados donde habrá elección el próximo año se hacen cada vez más constantes. Campañas sucias para desacreditar a quienes todavía no pueden asomar la nariz para demostrar sus aspiraciones, como viene sucediendo en Guerrero, Sinaloa y Michoacán.

Pero eso se seguirá dando en todos los Estados de la República. En 2021, no solo se juegan algunas gubernaturas; por lo que al Estado de México se refiere, se renovarán 125 alcaldías y diputaciones locales ¿usted sabe lo que ello implicará? Aquí, no se están cuidando de panistas o priistas (pese a ser tercera fuerza), sino se están cuidando los morenistas de los morenistas, sobre todo cuando algunos alcaldes “aspiran a la reelección”, por lo que aquellos que “aseguran merecer la oportunidad” no permitirán que hay una reelección por lo que la guerra sucia ha dado inicio.

En este punto, recordemos que las elecciones del 2021 serán el parteaguas de lo que viene para el 2024, dependiendo de esos resultados, conoceremos el panorama político nacional, pero, así como se están dando las cosas al interior de Morena, la desconfianza ciudadana no se hará esperar.

Por lo pronto, una vez más recordemos que se jugarán en 2021, 21,368 cargos y 15 gubernaturas. Renovarán la Cámara de Diputados y serán electos 500 legisladores, 300 por mayoría relativa y 200 por la vía plurinominal, tal como lo marca el artículo 51 de la Constitución Política.

Actualmente, Morena concentra una cantidad histórica de legisladores con 338 diputados federales, de los cuales 320 conformaron la coalición Juntos Haremos Historia, con 254 integrantes de Morena, 40 del Partido del Trabajo y 26 del Partido Encuentro Social, y 13 aliados del Partido Verde y cinco experredistas que se declararon independientes. Una bancada con la disposición de aprobar casi todas las leyes de la Cuarta Transformación, pero ¿de verdad conservará Morena su buena racha?…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *