Museo de Antropología romperá récord de visitantes

El Museo Nacional de Antropología e Historia cerrará el año con un nuevo récord de personas que han acudido a ese recinto durante 2019, revela Antonio Saborit, director del recinto, quien expone que “el año pasado llegamos casi a los dos millones 600 mil visitantes y en este año ya estamos arriba de esa cifra, estamos cerca de los tres millones».     

“Tendremos un cierre de año muy positivo; tenemos muy buenos números, todavía no podemos decir cuántos porque la cuenta no se ha cerrado, pero estamos cerca de los tres millones de visitantes este año, lo cual nos permitirá, de cualquier manera, anunciar en su debido momento que —al igual que el año pasado— el museo rompió su marca histórica”.      

En entrevista, Saborit anuncia que será hasta el 27 de diciembre cuando harán corte de caja en Antropología e Historia, el museo más visitado del país.      

«Los museos en general se han transformado de manera muy interesante en las últimas décadas, se han vuelto espacios de reunión muy importantes para nuestra vida civil y pública. La gente visita los museos no sólo por las exposiciones temporales o por visitar las salas permanentes; sino por otros motivos que tienen que ver con el interés por saber, por conocer, por entender mejor; pero también por reconocerse en estos espacios”.       Saborit no se adjudica para sí mismo este éxito, pues “lo que debe ser un museo no tiene que ver con las personas que estén al frente de éste, sino con su misión”, y cita al antropólogo Daniel Rubín de la Borbolla, “quien realizó un importante diagnóstico sobre los museos de México a finales de los años 50”.       

—En su documento escribió esto que tiene absoluta vigencia: “El museo es el espacio cultural más democrático que tenemos”. Lo es más que el aula porque el aula te pide un grado y el museo no te lo pide; lo es aún más democrático, diría Rubín de la Borbolla, que la biblioteca, porque el museo ni siquiera te pide una identificación, como sí te lo pide la biblioteca.       

“Al museo tú llegas y te sirves según tus intereses, tus deseos, tus ganas de saber, y eso es lo que hay que mantener; hay que trabajar por que esto siga siendo, por que esta misión se cumpla”, menciona el también traductor.       Aunado a las bondades democráticas que ofrece el museo, Saborit subraya que la fuerza de estos espacios recae mucho en labor de investigación. “Un museo no es sin investigación. Lo que vuelve rica a la parte docente es el respaldo en la investigación que existe, y en este museo hay mucha actividad en torno a la investigación; todos los dias se construyen saberes aqui y nuestro trabajo es hacer llegar estos saberes al visitante”.       

Para el además doctor en Historia y Etnohistoria, gran parte del aumento en el flujo de visitantes se debe al trabajo realizado en sus exhibiciones fijas. “La mayor parte de los visitantes viene a ver las salas permanentes; hemos trabajado en ellas, en la limpieza de las salas y en la limpieza en general del museo; hemos mejorado los servicios que ofrece el propio recinto”.       

“Por otro lado, las exposiciones temporales que se ofrecieron a lo largo del año estuvieron muy concurridas; ahora cerraremos el año con dos: La invención de la memoria. Fotografía y arqueología en México, y con Visión de Anáhuac de Alfonso Reyes, que le dan un interés añadido al visitante”.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *