Nezahualcóyotl… Clínica clandestina atendía a enfermos de coronavirus

Fuera de todo protocolo, el pasado 28 de abril un paciente, de 87 años, con síntomas de COVID-19 murió en una casa ubicada en la calle Valle del Ganges 163, en Nezahualcóyotl, Estado de México.

En el domicilio de dos niveles, el ahora occiso era atendido por el médico Jonathan García Becerril con cédula profesional 5406297, luego de que sus familiares lo llevaran al lugar. Horas más tarde, el enfermo murió de un infarto.

Ante las sospechas de los vecinos acerca de que la casa operaba como una clínica clandestina para enfermos de coronavirus, éstos solicitaron la intervención de la policía municipal.

Cuando las patrullas arribaron al sitio, el doctor García Becerril se negó a aclarar la situación, incluso les negó la entrada a los efectivos de seguridad. Minutos después, salió un supuesto médico que se identificó como Julio César Pérez Becerril.

Una patrulla de la Policía Campestre L1-A se llevó detenido a un doctor por agresión

Durante los hechos, se creó una situación en la que los policías se vieron obligados a asegurar al presunto doctor por agresión a la autoridad. Julio César Pérez Becerril recuperó su libertad horas después, y a través de su cuenta de Facebook publicó fotos con el rostro golpeado y una denuncia que afirmaba que los policías lo detuvieron porque le dijeron que tenía COVID-19.

Los policías, señalaron que el hombre intentó sobornar a los agentes para que no informaran a las autoridades sanitarias, a fin de que la familia del paciente pudiera llevarse el cuerpo a una funeraria.

El pasado 1 de mayo, por medio de redes sociales, familiares de Pérez Becerril detallaron que él y Jonathan García Becerril atendían a un paciente, pues son médicos de urgencia. “El solo hace su labor de salvar a toda la gente que llegue a sus manos, lo golpearon y le lastimaron la columna ya que él tiene una cirugía. Pido de su apoyo para hacer viral este video y a los servidores públicos abusando de su autoridad ya seguimos los protocolos correspondientes”, anotó.

El secretario de Seguridad Ciudadana de Nezahualcóyotl, Edomex, Jorge Amador, explicó que se mantiene una investigación para saber si la casa operaba como una clínica clandestina. “Los vecinos estaban alarmados y pidieron la intervención de las autoridades”, declaró.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *