Ola de migrantes rebasa albergues

La ola de migrantes haitianos, en diferentes estados, ha rebasado la capacidad de los albergues, los cuales se han quedado sin espacio ni recursos económicos para brindar ayuda, lo que ha ocasionado que cientos de personas tengan que dormir en la vía pública.

Los últimos días, cientos pasaron una mala noche en Monterrey, debido a que el agua de las lluvias encharcó las carpas que instalaron para su resguardo.

La presencia de los isleños se concentra en los alrededores de Casa Indi, uno de los refugios de migrantes más grandes del país, con una capacidad para 500 personas, pero desde el domingo han llegado unos 900 haitianos y las autoridades esperan el arribo de miles más que regresen de Acuña, Coahuila.

Muchos se aventuran a recorrer las calles del primer cuadro de la ciudad; otros prefieren no alejarse del albergue por temor a que policías los despojen de su dinero o los amenacen con sembrarles droga, como ya ha ocurrido, según aseguran.

Los vecinos admiten que por el momento los haitianos se han portado pacíficos, y en general todos los migrantes.

Uno de los afortunados huéspedes de Casa Indi es Yolena, una haitiana madre de una niña de ocho años y un niño de tres, quien llegó con su esposo.

Como sabe que el gobierno de Estados Unidos endureció su política migratoria, buscará arreglar sus papeles para quedarse a laborar en Monterrey: «Sólo saldré de Casa Indi para acudir a Migración, como hacen otros, para arreglar papeles a fin de trabajar aquí», dice.

Por otra parte, en San Luis Potosí, el director de la Casa del Migrante, el padre Marco Antonio Luna Aguilar, hizo un llamado a la ciudadanía, pero sobre todo al gobierno estatal, ya que se encuentran rebasados por la cantidad de haitianos que han llegado al lugar.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *