Pachuca, una mina de oro

Pachuca ha creado un modelo de negocio exitoso los últimos años con sus canteranos. Cuatro de ellos han sido vendidos al extranjero, sumando un total de 51 millones de dólares que han beneficiado no solo a los Tuzos, sino también a Monterrey con la transacción de Rodolfo Pizarro al Inter de Miami en 19.6 mdd.

Fue en el verano del 2013 cuando se anunció el fichaje de Héctor Herrera al Porto de la Liga Portuguesa. El contrato se firmó por cuatro años y una cantidad de 12.8 millones de dólares, además de que al conjunto hidalguense le quedaba el 20 por ciento de su carta para futuros movimientos. Sin embargo, esto no se hizo efectivo cuando HH llegó al Atlético de Madrid, pues lo hizo en calidad de jugador libre al cumplido cuatro años con los Dragones.

Cuatro años después de la salida de Herrera, Pachuca le cumplió el sueño europeo a Hirving Lozano con el PSV Eindhoven a cambio de 9.3 mdd y guardándose entre el 20 y 30 por ciento de los derechos del Chucky.

Es así que para la venta de Lozano al Napoli de Italia, la directiva granjera cedió 8.6 mdd a los Tuzos tras vender al mexicano en 45.6 mdd al conjunto italiano.

Para el 2018, Pachuca anunció la salida de Erick Gutiérrez al PSV. Incluso, Lozano le dio la bienvenida a su compañero de cantera por la misma cantidad por la que costó Hirving, 9.3 mdd, pero sin que Pachuca se guardara algo de los derechos del Guti. Pizarro se convirtió en un objeto del deseo en el futbol mexicano desde sus días en Pachuca, de donde salió a Chivas y luego Monterrey.

El Rebaño pagó 17.2 mdd a Pachuca y después lo vendió a Rayados en 16 mdd, perdiendo poco más de un millón. Pero la oferta no pudo ser rechazada por Chivas, luego de que Pizarro ya había estado ahí un año y medio y había sido campeón.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *