‘Pandora papers’, escándalo contra ‘ex funcionarios’ peñistas

Enrique Peña Nieto

1ª Parte

Por Karina A. Rocha Priego

Sale a flote un nuevo escándalo mundial el cual pone al descubierto multimillonarias cuentas de políticos mexicanos –principalmente- repartidas en “paraísos fiscales” y que esperaban nunca salieran a flote, aunque hay que reconocer que este es un nuevo “distractor” para situaciones que surjan “a espaldas” de los mexicanos.

“Pandora Papers”, por lo que se dio a conocer a través de una revista semanal, son una filtración de 12  millones de documentos que revelan riquezas ocultas, evasiones fiscales, lavado de dinero, y por ende, el desvío de recursos del erario público –tratándose de políticos mexicanos- que debieran empezar una nueva era de investigación y persecución que no debe dejarse impune, esperando sin embargo, que en México se inicie una “etapa de negociación” contra aquellos que debieran ir a parar a la cárcel.

El escándalo es mundial, pero no podemos echar en saco roto que, en México, sobre todo durante el peñismo, fueron utilizados diversos paraísos fiscales para desparecer millones de pesos que hoy, muchos de los “políticos desempleados” pueden gozar pese a la adversidad económica que se vive en el país. Padres, hijos y cualquier familiar ligado a alguno de los que aquí se vislumbran, gozan hoy de todos los privilegios que les da el dinero que le quitaron a millones de familias mexicanas, dejando al país casi en quiebra, hecho que se sigue padeciendo, a tres años de culminada la administración peñista.

Cabe comentar que, en esta investigación, se habla de compañías offshore, que significa redes complejas de empresas establecidas a través de las fronteras y que deriva en la propiedad “oculta” de dinero y activos; países que facilitan la creación de empresas, donde sus leyes dificultan la identificación de propietarios de empresas y donde, el impuesto de sociedades es muy bajo o simplemente no existe. En pocas palabras, los llamados “paraísos fiscales”.

Se dice que “el interés legítimo” de quienes buscan tener su dinero y activos en diferentes países, puede ser con el fin de protegerse de ataques criminales o de gobiernos inestables y, pese a que supuestamente, tener “activos secretos en el extranjero” no es considerado “ilegal” el uso de los llamados offshore para mover dinero y activos, es perfecto para ocultar ganancias provenientes de la delincuencia y, créanme, hablar de “delincuencia” no solo implica cárteles de droga o “mafias”, sino también implica “políticos corruptos” que se sirven del erario público.

Julio Scherer Ibarra

Y tan fácil que es armar un offshore, pues según la investigación de “Pandora Papers”, lo único que se requiere es establecer una empresa fantasma en uno de los países o jurisdicciones con altos niveles de secreto. Esta es una empresa que existe solo de nombre, sin personal ni oficina pero que cuesta dinero, pues a las empresas especializadas se les paga para que establezcan y gestionen empresas fantasmas en su nombre. Estas firmas pueden proporcionar una dirección y nombres de directores pagados, por lo tanto, no dejan rastro de quién está detrás del negocio en última instancia.

LOS MEXICANOS IMPLICADOS EN “PANDORA PAPERS”

Según la investigación dada a conocer, son al menos tres mil mexicanos involucrados en el escándalo de la utilización de paraísos fiscales para ocultar sus fortunas, y aquí hay de todo. Igual políticos priistas que panistas y Morenistas. Lo mismo empresarios que gente de la farándula, que se vieron beneficiados hasta antes de exponerlos a través de la filtración de estos documentos y a pesar de que en esta nueva administración federal, se prometió la NO tolerancia sobre actos de corrupción al menos 4 allegados al gobierno federal se han puesto “al descubierto”, como lo es Julio Scherer Ibarra, ex consejero jurídico de la Presidencia, quien durante su estancia como servidor público federal, se dio el lujo de “ignorar” a cientos de personas que pretendieron acercarse a él y a esta administración.

Hoy, resulta que “todo es paquete que se daba como servidor público” queda “manchado” con el hecho de que éste aparezca vinculado a una estructura offshore y a un departamento en Miami Beach, Estados Unidos. Y es que, según documentos, recibió 50,000 acciones de una sociedad de papel de las Islas Vírgenes Británicas llamada 3202 Turn Ltd, la cual controlaba una empresa de Florida denominada 3202 Turn LLC, que a su vez es propietaria de un condominio ubicado en la Collins Avenue de Miami, valuado actualmente en 1.5 millones de dólares, demostrando aquí que “la austeridad que profesaba” como parte de la 4T nada más “no se le da”.

Así también se habla del senador morenista y empresario minero, Armando Guadiana, quien creó en marzo de 2007 The Hawaii Trust, un fideicomiso que resguarda 50,000 acciones de Atlantic Industries International Limited, una empresa ubicada en las Islas Vírgenes Británicas, según los registros del despacho panameño alemán Cordero, Galindo & Lee (Alcogal), a quienes designó como gestores de sus activos.

Armando Guadiana

Pero me quiero enfocar hoy en un solo personaje que, durante el peñismo se vio altamente beneficiado y a quien nadie, absolutamente nadie del gabinete, podía hacer ni una mofa en su contra. Se trata del “más conocido y cínico prestanombres” de Enrique Peña Nieto: Juan Armando Hinojosa Cantú, éste que ha sido señalado también dentro de la investigación de “Pandora Papers” y quien se ha convertido en el “intocable” de la administración de Andrés Manuel López Obrador pues, se dice, éste sigue “prestando sus servicios” a Presidencia de la República.

Recordemos a este personaje, que desde la administración de Arturo Montiel Rojas, empezó a metérsele por los ojos al ex gobernador a través de su hijo Arturo Montiel Yáñez, para luego convertirse en el “inseparable” de Enrique Peña Nieto, entonces secretario de Administración del Gobierno del Estado de México. La visión de Hinojosa Cantú apuntó hacia el futuro ¡y le atinó!

Cuando Peña Nieto llega a la gubernatura del Estado de México, recordamos aquel 11 de Enero del 2007, cuando Mónica Pretelini de Peña, esposa del ya Gobernador Enrique Peña muere “extrañamente”, momento “oportuno” para este personaje, que se pegó “como lapa” al hoy ex gobernador y ex presidente de México, haciéndose notar a través de los hijos de éste, quienes entonces eran apenas unos niños.

De ahí que éste se convirtió no solo en su mejor amigo sino en su más confiable “presta-nombres”, lo cual exhibimos en este mismo espacio en innumerables ocasiones, hecho que, entre otras denuncias, derivó en el encarcelamiento de nuestro Presidente Editor, Naim Libien Kaui. Hoy, ya todo el mundo lo sabe… Continuará

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *