Partidos políticos “aletargados” para recuperar su propio poder

Por Karina A. Rocha Priego

México es un país de libertades, y la libertad de expresión se encuentra inscrita en los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Hoy, contamos además con la Reforma Constitucional de Derechos Humanos Aprobada el 10 de junio de 2011, que modifica 11 artículos.

Entre los cambios relevantes al Artículo 1° destaca lo siguiente:

• Amplía el catálogo de los derechos humanos reconocidos para todas las personas incluyendo aquellos que se encuentran en los Tratados Internacionales de los que México forma parte.

• Establece el principio pro-persona para que la interpretación de la ley privilegie siempre a los individuos.

• Señala que todas las autoridades están obligadas a promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos.

• Determina que ante una violación a los derechos humanos el Estado debe prevenir, investigar, sancionar y reparar dichas violaciones.

En fin, esto sale a colación, luego de que este fin de semana, en al menos 70 ciudades del país, se llevaron a cabo en contra del Gobierno de la República y el Presidente Andrés Manuel López Obrador, manifestaciones cuyos participantes, saben que corren el riesgo de ser parte de una “encarnizada persecución” por haberse atrevido a protestar por lo que consideran “no esta bien en nuestro país” pero, insisto, la Constitución protege a todos aquellos ciudadanos que quieren expresar su inconformidad.

El detalle está en que, la gente no quiere al presidente de México y así lo manifestaron. Sin embargo, ¿qué pueden hacer? Nada. Se dice que algunas de estas protestas, fueron manejadas por algún servidor público, ¡opositor!, que está inconforme y que, valiéndose del cargo, hace uso de la gente para que ésta hable de lo que no esta bien. También tienen derecho a ello, pero a muchos se les ha olvidado que el Congreso de la Unión, o sea, la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores ostenta ¡mayoría morenista!, lo que significa que, aunque duela, no pueden hacer nada que no sea “manifestarse pacíficamente”, pero un verdadero cambio, por lo pronto, no se puede llevar a cabo.

Hay malestar e inconformidad, es un hecho, pero aquí valdría preguntar ¿a dónde están todos los partidos políticos que operan en México? Seguramente peleándose entre sí, y maquinando cómo se van a gastar las prerrogativas que le tocan a cada instituto político, cuando a su interior ¡se están desmoronando!, y no se ven propuestas de cambio, que es lo que supuestamente demandan.

Sí, querido lector. Estarán de acuerdo que los partidos políticos opositores a Morena o al Gobierno Federal, tienen en puerta una gran oportunidad para demostrar “de qué están hechos”, cumpliendo con sus procesos de renovación interna, como tanto han presumido, como es el caso del PAN que modificaría sus estatutos o el PRD, que, para no seguir achicándose hasta perder su registro, cambiaría de nombre.

Todos, buscan conservar las gubernaturas en su poder y, de ser posible, aumentar el número. En la actualidad el PRI gobierna ocho de las 15 administraciones en disputa; el PAN, cuatro; Morena, uno; PRD, uno, y un independiente otra.

En este proceso electoral se disputarán alrededor de 3 mil 500 cargos, 260 más que hace dos años, y todos, sin lugar a duda, quieren recuperar lo perdido, lo cual seria posible si en verdad tuvieran con qué hacerlo.

Al interior del Partido Acción Nacional se desgarran las vestiduras, se acusan unos a otros, permiten que sus servidores públicos en funciones “sean balconeados” y lejos de defenderlos, optan por “deslindarse”. Esa es la más fácil para todos. Lo de siempre: si ganas, ganamos; si pierdes, perdiste. Esa es actualmente la forma de pensar de la dirigencia nacional del Acción Nacional, que no apoya a su gente, pero, eso sí, ¡está inconforme con lo que se tiene actualmente!

Los servidores públicos panistas que están en funciones pocas veces reciben reconocimiento de su partido político y, ¿saben por qué? Porque todos quisieran estar en ese lugar, en lugar de aquel que esta trabajando y se ha ganado el respeto y reconocimiento de la gente.

El PRI, ¿todavía existe el PRI? Lamentablemente, quienes ostentan un cargo, siguen cometiendo los mismos errores de siempre. Empiezan con el pie derecho y se desvían al momento de llegar al poder. Este instituto político o, mejor dicho, los servidores públicos priistas, se han vuelto excluyentes, solo dan entrada a sus “grupos de poder” a aquellos que son capaces de seguir “sus reglas, pase lo que pase”, al grado, incluso, que sus “comunicadores” se han vuelto ¡enemigos de los medios de comunicación!, pretendiendo engañar a la población diciendo que “hacen, cuando no hacen nada”.

Es más, de este instituto político se puede decir que el peor error que pudieron haber cometido fue nombrar a Alejandro Moreno como líder nacional, este que se identifica más con el presidente López Obrador que con la ideología priista de aquellos tiempos donde el tricolor todavía era respetado, hoy, ¡hasta eso se ha perdido!

El PRD, está a punto de desaparecer y, tanto el Verde Ecologista como Movimiento ciudadano, se van “con el mejor postor”. Estos no pretenden “crecer por sus medios” sino recargados “en otros”.

De todo lo anterior, la segunda pregunta sería ¿y sus candidatos, a dónde están? Quieren combatir este “nuevo mal gobierno”. Están desencajados, enojados y manifiestan su inconformidad. Hablan de que hay más corrupción hoy que con la administración anterior, pero ¿por qué no lo sacan a relucir, por que no lo demuestran? Porque no les gusta salir de su zona de confort. Ni siquiera están preocupados por preparar a un “buen candidato” que les recupera espacios en el 2121. Todos estos se preocupan “por sí mismos”, porque están acostumbrados ¡todos! a vivir de las arcas públicas.

Se quejan de lo que hay, pero no hacen nada por recuperar “lo perdido”. Los gobernantes actuales, siguen siendo los mismos egoístas que solo buscan su propio beneficio haciendo uso de la gente, ésa que sí, salió a manifestar su inconformidad y, queridos lectores, si eso los partidos políticos que quieren recuperar el poder, no lo saben capitalizar, no regresarán nunca.

Hay gobernadores que ésta es su última oportunidad política, pues no han sabido recuperar la confianza de la población, ¿y todavía tienen el descaro de quejarse? ¡Qué poquitos son!, por eso hoy, nadie los toma en serio. El problema es que, si la gente esta descontenta con lo que hay, y los que están en el poder, no les dan opciones, políticamente hablando ¿qué cree usted que va a pasar en México?

Por lo pronto, los estados en los que se renovarán gubernaturas, diputaciones locales y ayuntamientos son: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

Las entidades donde se elegirán congresos y alcaldías son: Ciudad de México, Chiapas, estado de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán. En donde se votará únicamente por ayuntamientos son Coahuila, Quintan Roo y Tamaulipas, mientras en Aguascalientes, Durango e Hidalgo sólo se renovarán los congresos locales.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *