Patriots reconoció videograbación indebida a Bengals

Los Patriots de Nueva Inglaterra reconocieron el lunes por la noche que un grupo que trabajaba para el equipo videograbó a Bengals de Cincinnati a un costado del terreno durante el partido del domingo, lo que constituye una infracción de las reglas de la NFL y trajo a la memoria un escándalo conocido como “Spygate”, el cual estalló en 2007.

Mediante un comunicado difundido en Twitter y en la página del equipo, los Pats informaron que un grupo de tres personas, que laboraba para una serie en la Web, titulada “Do Your Job”, realizó “grabaciones indebidas desde el palco de prensa”, como parte de un episodio sobre el departamento de visores y cazatalentos.

La grabación se realizó “sin un conocimiento específico de las reglas de la liga”, asegura el comunicado y el equipo añadió que los Browns de Cleveland, quienes fueron locales ante los Bengals, otorgaron credenciales para el equipo de grabación; sin embargo, “el hecho de que no hayamos informado a los Bengals ni a la liga fue un descuido involuntario”, añadió Patriots.

Cuando alguien cuestionó al equipo de grabaciones, éste “entregó de inmediato todas las imágenes a la liga y cooperó plenamente”, indica el comunicado. “El único propósito de la grabación era ilustrar el trabajo de un visor como visitante. No hubo intención de usar estas imágenes con otro propósito. Aceptamos la plena responsabilidad por los actos de nuestro equipo de producción durante el partido Browns-Bengals”.

En 2007, los Patriots fueron multados con 250 mil dólares y perdieron una selección de primera ronda del draft, por infringir las reglas de la NFL contra el uso de video para robar señales. Se impuso al entrenador Bill Belichick una multa de medio millón de dólares.

El escándalo “Spygate” generó una desconfianza sobre el equipo que se acrecentó una década después, cuando se acusó a los Patriots de desinflar indebidamente los balones utilizados en la final de la Conferencia Americana de 2015. Tom Brady fue suspendido cuatro partidos. El equipo fue multado con un millón de dólares y perdió otra selección en la primera ronda del draft.

Las nuevas acusaciones trascendieron cuando Zac Taylor, el entrenador de los Bengals, confirmó que la liga investigaba las actividades del equipo de grabación. Cincinnati enfrenta a Nueva Inglaterra el domingo.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *