Paul Gaultier diseña ofrenda de muertos

El artista y diseñador de modas francés Jean Paul Gaultier, quien no oculta su fascinación por México, propuso el diseño de la ofrenda que este año presenta la Casa Azul Museo Frida Kahlo, en Coyoacán, Ciudad de México.

Gaultier, quien ha expresado su admiración por Kahlo y ha vestido a personalidades como Madonna, Lady Gaga o Marilyn Manson, realizó algunos dibujos para que sirvieran de guía para la instalación de la ofrenda La mesa restaurada: memoria y reencuentro.

Los dibujos del creador francés inspiraron el montaje en el que, para celebrar el Día de Muertos, Frida invita a su mesa a varios artistas que murieron a lo largo de la historia por diversas pandemias, como Tiziano, Klimt, Schiele, Münch, Chopin, Nuréyev, Molière, Cezanne, Sor Juana y, recientemente, Manuel Felguérez, explica Lourdes Baez, quien concibió el diseño de la ofrenda.

La curadora detalla que en este ritual de la llegada de los difuntos “Gaultier concibió una obra provocativa en la que pintó a Frida con una falda corta, y en otra imagen portando un tocado de amapola. Es decir, además de la tradicional flor de cempasúchil, la ofrenda tiene una pared completa de amapola que tiene que ver con la morfina y con el dolor, pero también con los campos de amapola que nos cruzan por todos lados”.

La especialista refiere que en la concepción y montaje de la ofrenda invitaron a artesanos de Guanajuato, quienes tuvieron como eje de su trabajo los dibujos de Gaultier y darle vida a los diversos elementos ahí representados.

“Los artesanos guanajuatenses crearon unas lámparas tomadas de la falda de Frida, y los corsés fueron elaborados por expertos que trabajan el cuero, en León. Pero también tuvieron una participación importante los cartoneros, sobre todo Mauricio Hernández Colmenero, de Guanajuato, quien a partir de la obra de Gaultier hizo unas calaveras articuladas de 1.70 metros y las vistió con los arquetipos del diseñador francés”.

La instalación de la ofrenda, inspirada en el cuadro La mesa herida, que pintó Frida en 1940 y que está perdida, fue promovida por la ex directora del Museo Casa Azul, Hilda Trujillo, y financiada por Jean Paul Gaultier. Gracias a ello se pudo apoyar a los artesanos de Guanajuato, para algunos de los cuales representó su primer trabajo del año.

“Fue un trabajo muy lindo de diálogo entre más de 30 artesanos populares con el gran señor que es Gaultier. Se les apoyó en estos momentos en que Guanajuato es una zona que ha sido atacada por el crimen organizado y que vive un momento muy doloroso debido a los decesos registrados por esta situación. Fue algo maravilloso poder reactivar sus talleres y promover esa tradición artesanal que no es tan conocida como la de Oaxaca, por ejemplo”.

De forma paralela a la ofrenda La mesa restaurada: memoria y reencuentro se exhibirán las piezas de alta costura diseñadas por Jean Paul Gaultier inspiradas en la discapacidad de Frida: el corsé negro y, en su dualidad hombre-mujer, el vestido morado con corbata. Ambas prendas se podrán apreciar en las salas del Museo Frida Kahlo, bajo la curaduría de Circe Henestrosa.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *