Policía ugandesa rescata a 14 niñas adolescentes de una red de traficantes

La policía ugandesa rescató a 14 niñas adolescentes de entre 14 y 19 años en la capital de país, Kampala, de unos presuntos traficantes de personas con socios en el Reino Unido, confirmaron hoy a Efe fuentes policiales.

«Aunque todavía no hemos terminado las investigaciones, creemos que esas niñas iban a ser adoptadas de manera ilegal por familias extranjeras en el Reino Unido», reveló por vía telefónica el portavoz adjunto de la policía metropolitana de Kampala, Luke Owoyesigyire.

Según Owoyesigyire, las adolescentes se encuentran bajo el cuidado de un equipo de expertos en «protección infantil» del Ministerio de Género, Trabajo y Desarrollo Social desde que fueron rescatadas por las autoridades, y la Policía ya ha empezado a buscar a sus familiares.

La policía ugandesa lamenta que esta no es la primera vez que sus agentes rescatan menores de edad de presuntos traficantes.

En este sentido, según el Informe sobre Delitos de la Policía de Uganda de 2020, alrededor de 700 ugandeses fueron víctimas de trata de personas el año pasado.

«A menudo, los traficantes buscan a las familias más pobres de las zonas rurales y les prometen que sus hijos recibirán una educación excelente y un buen futuro en el extranjero; por eso, los padres entregan a sus niños sin dudarlo», explicó Owoyesigyire a Efe.

«Poco tiempo después, cuando los padres quieren contactar con sus hijos, los traficantes desaparecen y nunca más pueden hablar con ellos», continuó el portavoz.

Según declaró Owoyesigyire al diario local Daily Monitor, la mujer ugandesa que retenía a las víctimas en una casa en Kampala, Dorothy Ndagire -donde vivían en muy malas condiciones- ya se encuentra bajo custodia policial y «ha sido acusada de trata de personas».

Según una investigación del Departamento de Estado de los Estados Unidos, publicada en 2020, miles de niños y adolescentes ugandeses han sido traficados a los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Omán, Catar, Turquía, Malasia, Jordania, China, Kenia y otros países.

Allí, son explotados sexualmente o les obligan a realizar labores domésticas, convertirse en vendedores ambulantes, mendigar en las calles o trabajar en minas.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *