Por una carta, Rosario Robles quiere salir libre

Por Karina Adriana Rocha Priego

El pasado mes de agosto, resulta que a la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, se le ocurrió enviar una carta al ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, para pedirle justicia en el proceso que enfrenta por el presunto desvío de recursos públicos.

Recordemos que ésta, quien al parecer “le tapa” ciertas cosas al ex Presidente Enrique Peña Nieto, fue vinculada a proceso por el delito de ejercicio indebido del servicio público cuando fue titular de la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) y también de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) durante el sexenio priista.

En esa carta, Robles Berlanga “se defiende de los hechos” de presunta corrupción durante su gestión, sin embargo, ésa no le sirvió, por lo menos no en el momento. Ahora, el magistrado del Quinto Tribunal Unitario en materia penal de la Ciudad de México, Ricardo Paredes Calderón, anunció que se tomará 3 días hábiles para determinar si mantiene o levanta la prisión preventiva a la exsecretaria de Estado Rosario Robles. Su respuesta será entregada por escrito a ambas partes.

Por su puesto que eso es lo que está esperando, sin embargo, estarán de acuerdo en que para quién es y por el motivo por el que está en una celda, una carta no debe ser “motivo de libertad”, si no, cualquier delincuente haría uso de ese recurso. No debe ser nada fácil después de haber gozado de todo privilegio y lujo, sin embargo, tiene que pagar el abuso cometido contra el pueblo de México aunque, honestamente, ¡no debe estar sola en esa celda!

Y bueno, la decisión de dejarla en libertad se tomará el próximo viernes y, cualquiera que sea el resultado, se notificará hasta el lunes, pero para muchos mexicanos, el que liberen a esta mujer sería una verdadera ¡tomada de pelo!; su encarcelamiento, un “curita” para tratar de calmar los ánimos de quienes repudian el actuar de ésta  y todos los que formaron parte de la administración peñista.

Pero la decisión la tiene el Juez, y no creemos que “la carta”, sea un motivo “tan fuerte” como para “tomar una decisión” tan complicada pero estarán de acuerdo en que Rosario Robles tendrá lo que merece tener. Por lo pronto su próxima audiencia esta pospuesta para diciembre, por lo que le quedan todavía unas semanas en la cárcel…..

COLLADO, AHORA “NO PUEDE AUTODEFENDERSE”

He insisto, querido lector, Robles Berlanga no debería estar sola en la cárcel y, si bien es cierto que el “abogado de políticos, ricos y artistas” también está en la cárcel, he de comentar que este caso es todavía más complicado.

Ya se imaginaba que Juan Ramón Collado, sí, el abogado del ex Presidente Enrique Peña Nieto y otros tantos, fuera parte de una cofradía “para defender, tapar” o solo ser “prestanombres” de lo que hoy es “una banda” de delincuentes de cuello blanco que están siendo investigados por el Gobierno Federal en turno.

Por lo pronto, hemos de comentar lo que, seguramente, ya saben muchos: que a Collado le fueron embargados, por la justicia de Andorra, 76.5 millones de euros (83.1 millones de dólares), algo así como mil 600 millones de pesos, la pregunta es ¿cómo le hizo este abogado para sacar tantísimo dinero de México? Seguramente alguien “muy picudo” del Gobierno peñista le ayudó para llevarse esos recursos sin problema alguno, y no pudo haber sido nadie mejor para hacerlo que ¡Luis Videgaray Caso!. La otra pregunta es, ¿y cuándo caerá Videgaray Caso? Se dice que éste, es parte de “un acuerdo de NO tocar”, pero luego de todo lo que está saliendo a relucir, “alguien” debe ir pensando qué hacer.

Recordemos que el famosísimo Juan Collado, está siendo investigado por asociación ilícita y lavado de dinero, manteniéndose en prisión desde el pasado 9 de julio. Lo anterior, sucedió luego de que el abogado transfiriera 10,5 millones de euros (11,6 millones de dólares) desde Andorra a una cuenta del BBVA en Madrid, ello, seis días antes de ser arrestado.

Por lo pronto, la fortuna de Collado, depositada en la Banca Privada d’Andorra (BPA), había sido congelada junto a la del resto de los clientes de esta entidad en marzo de 2015, cuando la institución financiera fue cerrada por presuntas irregularidades. Posteriormente, la juez andorrana Canòlic Mingorance embargó los fondos de Collado por un supuesto delito de “lavado de dinero”.

Hasta donde se dejó saber, la investigación andorrana “fue cerrada, de manera temporal” (sic) en 2018 pues, todavía siendo Presidente Enrique Peña, se encargaron de “fingir transparencia”, por lo que la fiscalía mexicana, exculpaba a Collado, pero su reciente detención, reabrió el caso en Andorra, por lo que el pasado 31 de julio, la fiscalía de Andorra pidió la reapertura de las actuaciones y el inmediato embargo de los 76.540.582 euros que se encontraban depositados en el banco Vallbanc a nombre de cuatro sociedades instrumentales holandesas del abogado.

Según las autoridades, “esta situación comporta renovar una sospecha lógica y razonable sobre los activos que se encuentran depositados en Andorra a nombre de Collado o de sociedades que representa: tienen un origen delictivo. Hay un riesgo de que estos activos sean transferidos al extranjero antes de esclarecerse los hechos”.

Por su puesto, querido lector que durante la administración de Peña Nieto, se hizo hasta lo imposible por liberar el dinero de Collado y que se archivara la causa en Andorra. Cuando se embargó la fortuna del abogado, éste pidió formalmente a la Fiscalía de su país que se investigara la procedencia de su dinero y esta abrió una denominada carpeta de investigación y decretó “el no ejercicio de la acción penal”. De esta forma, el caso ya estaba juzgado y no podía volver a ser investigado. La justicia andorrana esgrime ahora que la detención de Collado arroja hechos que antes no se conocían.

Cabe comentar que el abogado de Peña Nieto movió entre 2006 y 2015 un total de 120 millones de dólares (109 millones de euros) a través de una constelación de 24 cuentas en la BPA de Andorra, un país blindado entonces por el secreto bancario, lo que podría significar que parte de ese dinero, sacado de México sin mayor problema fiscal, podría ser parte de los muchos miles de millones de pesos saqueados por los peñistas a los mexicanos.

Queridos lectores, está bastante complicado este asunto, la realidad es que falta mucho por saber, mucho por investigar, muchos que tienen que caer y, algo muy importante, que las autoridades se enfoquen realmente en estos ¡ladrones!, y no en “pequeños delincuentes” (porque así los quieren ver) a los que ahora, también persiguen. Esto es, para concluir que, hoy persiguen a gente que, por ¡mil pesos!, los pueden estar acusando por “lavado de dinero”, mientras que los peñistas, se llevaron miles de millones de pesos y nadie hace nada, aún……

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *