Quieren al PRI como “comparsa” de Morena en Congreso Federal

* Exigen al TEPJF imparcialidad contra denuncias electorales……

* En Vallemex perdió Morena “por ignorancia”……

Por Karina A. Rocha Priego

Habiendo terminado la fase más importante del Proceso Electoral, como lo fue la votación del pasado 6 de junio, empiezan a surgir denuncias e inconformidades en contra de todos los partidos políticos contendientes. Ya tres institutos políticos perdieron el registro al no alcanzar el 3% de la votación y, si bien es cierto que Morena se puede considerar todavía como la primera fuerza política en el país y por ende del Estado de México, tanto el PRI como el PAN recobraron importantes espacios, dejando fuera, incluso, a la Ciudad de México, arrebatándole importantes alcaldías a Claudia Sheinbaum, dejándola como la gran perdedora.

Sin embargo, es importante mencionar que durante la contienda, se cometieron toda clase de delitos, mismos que si fueron denunciados pero al parecer, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, como que hizo caso omiso -y lo sigue haciendo-, sobre todo cuando las quejas provenían de candidatos morenistas. Aquí, debe haber imparcialidad, lo mismo “delinquieron” morenistas que priistas y panistas -y de otros partidos también- pero no se actuó de la misma manera contra unos que contra otros y esa ha sido una queja constante de candidatos y dirigencias morenistas al sentirse “atacados”.

Pero me quiero avocar a lo que sucedió en el Valle de México, donde las casillas electorales estuvieron “resguardas”, la mayoría, por supuestos representantes de los tres partidos políticos más fuertes como PAN, PRI, Morena, cuando la realidad fue otra.

Primero, no podemos echar en saco roto que el PRI, es un instituto político que, por décadas, ha estado perfectamente conformado: su estructura es única, cuadros, seccionales, que durante una contienda, como la recién culminada, ponen a trabajar a toda su gente, gente conocida, gente de confianza, para garantizar que la votación les favorezca, y eso ha sucedido.

Y es que, se dice que al carecer Morena de una estructura tan afianzada como la del PRI -pues se considera partido político nuevo- es que los representantes de casilla que debían ser de todos o casi todos de los partidos políticos en contienda, el PRI -y de eso lo acusan- aprovechó esa “ignorancia” para incrustar a su gente, o sea, que la mayoría de los representantes de casilla ¡eran priistas disfrazados de Morenistas!, lo que hizo que, en Tlalnepantla, por ejemplo, un candidato que fue seriamente señalado desde su postulación, logró el triunfo en ese municipio donde definitivamente, dicen, ¡él era el perdedor!

Si, se comenta que los priistas y panistas “se aprovecharon de la ignorancia e imposiciones” para meter a su gente de confianza desbaratando la poca estructura que Morena logró juntar para el proceso -hablando de Casillas Electorales-, grave error, pues ello permitió que en los municipios más importantes del Estado de México se vieran arrasados por el PRI-AN, a quienes acusan de haber ordeñado urnas de Morena para rellenar sus propias urnas.

Se aprovecharon, dicen, de la estupidez de Morena, pues al ser éste un partido “controlador”     quiso controlar plena y absolutamente la elección cuando las estructuras son algo muy simple, los que están adentro de las casillas son un RC que es el representante de casilla; un RG como Representantes Generales de Casilla y un CRG, que es el coordinador de los RG, esos Morena no los tuvo por una simple y sencilla razón, al no conocer Morena como partido a la gente del pueblo, y al no permitir que sus candidatos metieran las manos en ello, es que los priistas y panistas armaron la estructura, con gente de toda su confianza, disfrazándolos de morenistas, para ganar la contienda, lo cual así sucedió.

Pero algo peor -aunque ya se esperaba- que priistas y panistas, sobre todo en el valle de México ¡compraron a esas estructuras! Cambiando morenitas por priistas y panistas. Estarán de acuerdo, queridos lectores, esa no es culpa del PRI-AN, si Morena no tiene las herramientas para contender de frente en una contienda, los otros dos, con su trayectoria y estructura, lograron brincar por encima de los morenistas que, como también era de esperarse, ¡no aceptan los resultados obtenidos!

Pero, ¡aguas!, no podemos olvidar que Mario Delgado se allegó de varios compinches priistas y panistas para ¡vender las candidaturas! del Estado de México, denuncia que nunca fue escuchada, por el contrario, hubo quienes consideraron que esa denuncia “era una trampa” del PRI y del PAN, para ganar adeptos, lo cual, está visto, no fue así. Mario Delgado pudo haber sido el ganador de la contienda, al lograr que panistas y priistas recuperaran sus espacios y ésa, queridos lectores, es total responsabilidad de ¡Morena!, no pueden culpar de todo a los tricolores y mucho menos a los albiazules y esto, querido lector ¡a nivel nacional!

Aun así, las denuncias fueron hechas y se les tendrá que dar entrada, exigiendo al Tribunal Electoral considere todas las pruebas presentadas para llegar a un veredicto imparcial en contra de quienes hayan cometido esos delitos electorales.

Pero viene la peor. Dicen que hubo acuerdos “bajo el agua”, no solo para incrustar a los representantes de casilla ajenos a Morena, sino que, además, ante la millonaria vendimia de Mario Delgado de candidaturas, éste pudo haber “negociado” que efectivamente, a nivel nacional, Morena perdiera la mayoría en el Congreso Federal pero, oh sorpresa, resulta que el día de ayer, durante la Mañanera, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, soltó una “bomba” que no cayó bien a muchos.

Y es que dijo que, si bien no tiene (él) mayoría absoluta en el Congreso Federal, tiene en el PRI a un gran aliado, logrando con ello “esa tan ansiada mayoría absoluta”. ¡Aguas! Ese sería un duro golpe para los priistas en todo el país.

Sabemos y lo hemos comentado, queridos lectores, que Morena -o las cúpulas del poder morenista- tiene un AS bajo la manga siempre. Sabe y conoce de las debilidades de priistas y panistas a quienes tendrá “bajo su yugo” so amenaza de sacar a la luz pública “todos sus trapitos sucios”, en un afán de “chantajear” para acercarlos a Morena. Decíamos que ya no iba a ser tan fácil voltear hacia Morena a un priista ganador, por los candados que el INE ha implementado por aquello de la sobrerrepresentación que hubo en la actual Legislatura Federal, sin embargo, parece que encontraron la forma de someter al PRI, a través de su dirigencia nacional.

La pregunta es ¿qué le sabrá el Presidente de México a Alejandro Moreno, líder priista, para amenazarlo de convertirlo en su comparsa legislativa? Grave, debe ser algo muy grave, sin embargo, habrá que ver si los priistas ganadores de la contienda aceptan que su líder caiga en este juego maquiavélico y los conviertan en “esbirros” de Morena y del propio presidente de México.

Si Alejandro Moreno tiene cola que le pisen ¡pues que los priistas se la corten! ¿Cómo? Exigiendo su destitución para no terminar por hundir al Partido Revolucionario Institucional.

No podemos concebir a un Diputado Federal Priista o Panista ganador de la contienda -porque honestamente recuperaron muchos espacios- siendo comparsa en temas con los cuales ¡no concuerdan!, pero el Presidente ya le echó la soga al cuello a Alejandro Moreno, a ver ahora cómo se zafa de ésta sin ser linchado por los priistas…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *