Ray Chen y la OSN interpretan obras de Sibelius, Lalo y Brahms

La Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) ofrece el concierto virtual en el que participan Ray Chen al violín y Christian Vásquez, director huésped, quienes interpretarán el Vals triste de Jean Sibelius, la Sinfonía española para violín y orquesta Op. 21 de Édouard Lalo y la Sinfonía núm. 2 en Re mayor Op. 73 de Johannes Brahms, en un recital que niñas, niños, adolescentes y adultos podrán disfrutar este viernes 27 de noviembre a las 20 horas.

En esta actividad que forma parte de la campaña “Contigo en la distancia” de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, la OSN presenta a Ray Chen, violinista de origen taiwanés, y al director de orquesta venezolano Christian Vásquez, jóvenes talentos quienes cuentan con una destacada trayectoria en el ámbito de la música clásica internacional.

La obra Vals triste, del autor finlandés Jean Sibelius (1865-1957), fue escrita primero para el drama Kuolema en 1903, originalmente para cuerdas. Un año más tarde hizo un arreglo para pequeña orquesta y extrajo una suite de concierto, de la que el Vals triste es la parte más conocida y en la que Sibelius propone una atmósfera sonora etérea, a veces lánguida, siempre melancólica.

En tanto, la Sinfonía española para violín y orquesta Op.21 compuesta por Édouard Lalo en 1873, fue dedicada al violinista Pablo de Sarasate, quien la estrenó con éxito el 7 de febrero de 1875 en los Conciertos Populares de París. No se trata de una sinfonía pura, sino de una obertura concertante para violín escrita por Lalo (1823-1892), originario de Lille, Francia. Descendiente de una familia con tradición militar y de origen español, el compositor estudió en el Conservatorio de Lille donde ganó premios de solfeo y violín, a pesar de su padre, quien quería que fuera militar.

La Sinfonía núm. 2 en Re mayor Op. 73 fue escrita por Johannes Brahms en el verano de 1877 durante su visita a Pörtschach am Wörthersee, una ciudad en la provincia austríaca de Carintia, situada en Los Alpes. Considerado el compositor más emblemático del Romanticismo, jugó un papel importante para sus contemporáneos, representando el ideal de una música continuadora de la tradición clásica. Su Segunda sinfonía así lo demuestra, ya que utiliza las formas propias del concierto y sus cuatro movimientos.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *