Rosa Carmina, rumbera que llegó del mar

La Época de Oro del cine mexicano, más allá de las grandes figuras, de los rostros inmortales que marcaron los años 40 y 50 del siglo pasado, mostró al mundo también una cara sensual, de pies descalzos y vestimenta atrevida, que provocó suspiros y disgustos a las «buenas conciencias».

El cine de rumberas irrumpió en el imaginario de un público acostumbrado a las cintas donde la belleza de María Félix desgarraba la pantalla solo con sus ojos; o de una Columba Domínguez de potente rostro, sumisa y con lágrimas en las mejillas, que aplacaba las ansias de un director como Emilio Fernández.

Con la cadencia del azulino mar Caribe, llegó a México, en 1944, Rosa Carmina, una de las cuatro artistas cubanas que formaron el cuadro de las rumberas del cine mexicano: María Antonieta Pons, Amalia Aguilar y Ninón Sevilla. Se sumó también a esta escuadra la mexicana Meche Barba.

Rosa Carmina Riverón Jiménez nació el 19 de noviembre de 1929 en La Habana. Sus movimientos de cadera, las plumas de sus atuendos y lentejuelas, son referencia de un cine que pobló los sueños eróticos de la época, pero también movió la censura la Liga de la decencia, que protestaba y pugnaba para que la gente no fuera a sus espectáculos.

Rosa Carmina incursiona en el cine mexicano gracias al actor y director Juan Orol, figura mítica de la industria. Como cazador de talentos, Orol fue a La Habana en busca de una nueva musa, luego de terminar su relación con María Antonieta Pons, con quien además de hacer una serie de cinco películas, terminó casándose.

Juan Orol, español de nacimiento, viajó a Cuba para convencer a Carmina de venir a México. En principio la bailarina no quería porque estaba comprometida. Orol le ofreció un contrato para hacer tres películas.

Finalmente aceptó. Como no tenía experiencia ni era actriz, Orol tuvo que enseñarle todo, desde pasos de baile hasta cómo mirar a la cámara.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *