Ruiz Esparza, ¡a punto de caer!

Resulta increíble, inadmisible, que todavía haya gente que se “sorprenda” cuando se habla de que Gerardo Ruiz Esparza “es el siguiente en la lista” que podría caer en la cárcel pues, se dice, ya está siendo investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera, por delitos que van desde operaciones irregulares para beneficiar a empresas constructoras, desviar recursos públicos, y enriquecimiento ilícito, entre otros muchos.

Para la que ésta escribe, ha resultado más que molesto, que luego de tantas denuncias y pruebas fehacientes del “robo en despoblado” que cometía a diario Ruiz Esparza a través de la secretaría de Comunicaciones y Transportes, sea hasta hoy que una autoridad, haga valer su cargo para, por fin, ¡perseguir, hasta las últimas consecuencias, a éste corrupto ex funcionario público! Si lo hubieran hecho en su momento, créanme, nada de esto estuviera pasando.

Gerardo Ruiz Esparza, pretendiendo “cobijarse con el manto de los amigos poderosos”, hizo y deshizo de dicha secretaría, secundado por un Rodrigo Ramírez Reyes (vecino del fraccionamiento Providencia, conjunto Oviedo, además de ser “dueño” de una importante colección de obras de arte de Coronel), Juan Armando Hinojosa Cantú, por su puesto; Eduardo Luque Altamirano, José Antonio Rodarte Leal, incluso se investiga a los hijos de Ruiz Esparza, toda vez que éstos, pudieron fungir como prestanombres del padre.

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar a un Raúl Murrieta Cummings pero, más que él, a un Oscar Calleja Silva, quien era un simple y llano panista venido a menos, que supo “arrastrarse como sanguijuela” para meterse en la “tremenda red de corrupción” que lo hizo realmente multimillonario.

De ante mano, le fincan malversación de fondos, asignación irregular de contratos y pagos indebidos, todos estos derivados de la construcción del Tren Interurbano México-Toluca, así como de las obras en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), y de todos aquellos contratos millonarios que concedió a sus amigos, entre ellos Mauricio Góngora Sada, ex Tesorero del Municipio de Metepec, que nunca se llevaron a cabo o que sobrevaluaron los costos, para llevarse una muy buena tajada.

Además, se dice que éste, utilizó a sus compinches como presta nombres para sí y para el propio ex Presidente Enrique Peña Nieto, hoy ¡de viaje por el mundo!.

Se dice, que una de las líneas de investigación que se siguen en contra de Ruiz Esparza, tiene que ver con la adquisición de 12 departamentos en la zona de Polanco, con un valor de al menos dos millones de dólares cada uno, operación en la que estaría involucrado uno de los hijos del funcionario peñista.

Sin embargo, recordemos que durante la administración de Peña Nieto, la propia Auditoría Superior de la Federación (entonces, sin voz ni voto) detectó un sinfín de irregularidades que derivaron en múltiples observaciones, mismas que desdeñaron tanto Peña como el propio Ruiz Esparza que, insisto, “se sentía protegido”.

Se sabe que en cualquier momento se darán a conocer algunos detalles de las investigaciones que se llevan a cabo sobre ex funcionarios de la SCT, muchos de éstos que, incluso, todavía no aparecían en lista alguna, pues supuestamente se manejaron con bajo perfil, sin embargo, sabemos que faltan por lo menos una docena de funcionarios más de la SCT que tendrán que seguir los pasos de Ruiz Esparza rumbo a un reclusorio, sobre todo, aquellos que se involucran por conflicto de intereses.

Por lo pronto, se dice que Ruiz Esparza ¡anda de huía por Europa!, pretendiendo, suponemos, “sustraerse de la justicia mexicana”, aun así se realizan los trámites legales para citarlo a declarar, esperando que, en durante esa declaración, se decida “encerrarlo” para que pague, como Rosario Robles, sus millonarios desvíos de recursos.

Queda claro que Ruíz Esparza, como muchos otros peñistas, esperaban que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador “no los tocara”. Queda claro, que fue demasiada la confianza que sintieron éstos, pensando en que habían sabido “limpiar la casa antes de irse”, pero nada, absolutamente nada, podía limpiar tanta basura, podredumbre, lodo, porquería, estiércol, que estos dejaban a su paso día con día.

Además, no solo era “limpiar” sino “desinfectar” y cuando vieron que “era imposible hacerlo”, decidieron huir a otros países, como si ello les ayudara a evadir la justicia.

Tal vez, en su momento, si lo hubieran logrado. Evadir la Justicia mexicana, con “aliados como Medina Mora” era muy fácil, hoy, evadir la Ley “AMLO”, está imposible. Así que, lo que se espera en próximos meses, es la caída de los peñistas, uno a uno, “como caen moscas con H24”. Y, por cierto, dicen que uno de los que “cargara con varias culpas” será Miguel Ángel Osorio Chong. ¿Será que es el siguiente?……

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *