Sanctorum, la criminalización del campo mexicano

Una acción de sobrevivencia que confluye con la parte mística de la cultura mixe de Oaxaca es cosechar marihuana o amapola, lo cual no hace al agricultor un delincuente o narcotraficante, es lo que plantea Sanctorum, película del director Joshua Gil que habla sobre la criminalización del campo mexicano.

«Muestra a familias que se ven en la necesidad de rentar sus servicios para cosechar marihuana o amapola como campesinos, lo que no significa que sean delincuentes o narcotraficantes, simplemente son campesinos. También toca temas más metafísicos, como la injusticia social y la desaparición de los derechos del trabajador», explicó el realizador.

Gil (Puebla, 1985) considera importante tocar estos asuntos y atraer la atención del gobierno mexicano, ya que es una temática que se habla poco y aunque se sabe bastante, no se difunde.

—La realidad es que la película sí ha puesto un poco el dedo en la llaga, a través de nosotros y otras organizaciones se ha hablado del tema de la legalización. Lo que se quiere mostrar es que el campesino no tiene la culpa de lo que se siembra, es la situación económica, y nosotros estamos a favor de que el trabajador haga lo que tenga que hacer para poder subsistir; si al gobierno no le parece la forma de subsistir del campo, que nos diga cuáles son las buenas, porque llevan años rescatándolo y no lo logran.

En este sentido, reiteró que la discusión de la película va en torno a la incapacidad de los programas estatales o federales para brindar y garantizar tanto el alimento como el sustento a muchas familias que están en situación de extrema pobreza.

—En su salida comercial, seguramente va a proponer una agenda legal o una discusión, por lo menos; sale para el próximo año, por ahí de mayo—, puntualizó 

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *