Se corre riesgo de caer “en viejas prácticas” con diputados federales

Por Karina A. Rocha Priego

Habiéndose cumplido el plazo y viendo que, una vez más, México se unió a favor de México, nos queda preguntarnos y ahora, ¿qué sigue? Pues si bien es cierto que Morena no logró mayoría simple en el Congreso Federal, y considerando que sus aliados como Fuerza México, RSP, PES, Nueva Alianza, PT realmente no lograron incrementar su votación, solo les queda “negociar” con el Partido Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano.

Pero si consideramos que ambos institutos políticos, en realidad, lograron su objetivo, como fue incrementar sus votos y posicionarse en la preferencia electoral, éstos ¡se venderán realmente caros!, sin dejar de lado que las ideologías de ambos partidos podrían encaminarse a garantizar la “libertad”.

Pero toda pinta que, todo lo que se ha criticado en los últimos tres años, se volverá una práctica constante, como es “maicear” a los diputados federales para garantizar “aprobaciones de facto” de iniciativas “presidenciales”.

Habrá que esperar a conocer cuáles son los escrúpulos y la conciencia de Movimiento Ciudadano y del Verde Ecologista que, como ya lo he dicho, serán sin lugar a dudas un importante contrapeso para garantizar a los mexicanos libertad y tranquilidad y, ¿por qué no?, también pueden ser de gran apoyo para el Gobierno Federal pro bienestar de los mexicanos.

Por su puesto no va a faltar el “alto riesgo” de algunos ya diputados federales electos. No falta quien tenga la “cola larga” y Morena seguramente se aprovecharán de ello. Recordemos que la sobrerrepresentación de la actual legislatura federal tiene que ver con el “brinco” que dieron algunos diputados de cualquier partido político a Morena.

Esto fue lo que sucedió. Hubo diputados que ganaron por el PRI, por ejemplo, y en el camino, ya ganados, se fueron a Morena. Dicen, la dirigencia de ese Instituto Político aprovechó la libertad que tiene para meter las manos en lo que alguna vez fue el CISEN -el cual no ha desparecido, simple y sencillamente lo hicieron invisible- para “chantajear” a aquellos que les hacía falta tener de su lado. “Si tienes la cola larga, o te vienes a Morena o te la cortamos de un solo golpe” y ese “solo golpe” podrían ser investigaciones de la UIF que terminaran en orden de aprehensión.

No se ustedes, queridos lectores, pero no conozco político alguno que no tenga cuentas pendientes, viejas o actuales, todos son “chantajeables”, si no todos, la mayoría, de ello se aprovechó Morena para lograr esa sobrerrepresentación que tanto daño causó a México y los mexicanos.

Hoy, será más complicado. No digo que no haya “detallitos” con los que se pueda “chantajear” pero hay una nueva regla y es muy clara. Si un candidato ganó por el PRI -por ejemplo- y en el camino, ya ganado ese candidato por el PRI, se quiere ir a Morena, primero tendrá que renunciar al PRI y luego despedirse de su curul pues el que subiría en ese espacio sería el priista suplente, no perdiendo ese instituto político el espacio que ha ganado en contienda.

Por ello los candidatos ganadores ¡deben pensar dos veces si se venden o no al mejor postor!, desgraciadamente habrá quienes “no tengan opción”, pero el candado que recién ha sido puesto a “chapulineo”, debe ser garantía para los electores de que emitieron su voto a favor de quienes les corresponderán con trabajo.

México el pasado domingo ¡salió a votar! Como mexicanos, nos enorgullecemos de ello, sin embargo, pudo haber sido mejor. Muchos jóvenes que votaban por primera vez se vieron responsables y, hay que decirlo, como novedad ¡fue muy bueno!, pero no faltó aquel que llegó a “chacotear” a las urnas electorales y ello pudo haber sido la diferencia.

¿A qué me refiero? A que muchos mexicanos siguen sin creer en los políticos y la política en si. No los podemos culpar, cada quien cuenta la historia como la ha vivido en carne propia, pero ello, lejos de ayudar pudo haber perjudicado más la situación que se vive en México.

Se sabe de gente que, literalmente, llegó a anular su boleta, estos pueden considerarse “medio responsables” en su deber de sufragar, pues ese voto anulado se lo quitaron tal vez a un candidato que “haría la diferencia”. Tal vez sean “sueños guajiros” pero ha quedado claro que, cundo los ciudadanos quieren, pueden, y se demostró ayer en las urnas ante la copiosa participación.

Efectivamente, se dice que, en el Estado de México, la participación fue de poco más del 54 por ciento del padrón pero, hemos de insistir en que de un padrón electoral 12 millones 260 mil 585 votantes que haya salido el 54 por ciento es buena noticia, porque del resto, recuerden estos factores que no deberían considerarse parte del abstencionismo:

Defunción reciente,

Credenciales vencidas

Credenciales extraviadas

Hombres y mujeres privados de su libertad

Votantes que ya no viven en México

Votantes hospitalizados

Votantes enfermos

Y, por su puesto, los renuentes a hacer la diferencia, de ahí que se vea como un muy grave abstencionismo y, con todos estos agravantes, el que llegue gente a las casillas, no a votar, pero si a anular su boleta, puede considerarse verdaderamente irresponsable, por eso México siempre se queda “a medias”.

Aún así, el 54 por ciento que participó hizo un gran trabajo, ahora nos queda como mexicanos, exigir esos cambios que se desean por el bien de nuestro país…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *