Se extiende covid-19; mentiras y número de pacientes infectados

Por Karina Rocha Priego

¡Insisto!, no se está dando la información real a los ciudadanos de este país, cuanto y menos a los mexiquenses, toda vez que el número de contagios va en aumento, así como el número de muertes por la enfermedad, misma que han pretendido cubrir con actas de defunción que solo indican “muerte por neumonía atípica”

Lo decíamos hace dos días, no podemos ser “gobernados” por la incapacidad y la ignorancia. La pandemia de coronavirus que ha afectado a todo el mundo, está afectando a miles de mexicanos y pretenden “esconder una realidad que nos ha alcanzado a todos”.

En Querétaro, por ejemplo, aseguran que ha habido varios muertos por Covid-19, y que a los deudos solo les entregan las cenizas y un acta de defunción por “Neumonía Atípica”, el problema es que, la suma de defunciones supera ya las tres cifras y nadie ha dicho nada.

Según el conteo “oficial” del lunes 9 de abril, había 3,181 casos confirmados y 174 defunciones, cuando en un solo Estado, aseguran redes sociales, pueden superar las 100 víctimas. Nada que ver una cosa con otra.

El chiste es que la pandemia se extiende, los casos se duplican y apenas estamos en la segunda fase, según dan a conocer las autoridades, y la gente, sigue saliendo a las calles sin protección alguna, cuando se dice que estas dos semanas, ésta y la que sigue, son las cruciales.

Es un hecho innegable que, en México, desgraciadamente, no podemos hacer lo que en otros países del mundo europeo. Dejar de salir, dejar de producir, dejar de cobrar, para poder subsistir, y ese es otro problema grave que debemos tomar en cuenta. Hay gente que vive al día, y que digan lo que digan las autoridades tienen que seguir saliendo a vender sus productos, para poder subsistir.

De ello, se dice que el Gobierno Federal está apoyando a los que menos tienen, pero, no se ven resultados, por lo menos no en el Estado de México. Nada más imagínese usted, si se están muriendo médicos y enfermeras en los hospitales, que se supone que es donde deben tener toda la protección para evitar contagios y poder atender a los contagiados, más aún sucede en las calles, pero, aunque se escuche cruel, si bien es un problema que se muera la gente que sale a las calles para subsistir, más lo es que esos, contagian a otros y a otros y a otros y este será un tema de nunca acabar cuando no tenemos ni lo más elemental.

Se han tomado medidas, sí, pero falta mucho por hacer, el problema es que tengamos el tiempo de hacerlo. Tampoco es caer en extremos como ha sucedido en Tlatlaya, municipio donde no se ha presentado un solo caso, sin embargo, las autoridades han decido sitiar el lugar, “nadie entra, nadie sale” pero, así como lo hicieron, nos hacen preguntarnos ¿y cómo dotan a las familias ahí resguardadas de lo más elemental como son perecederos? ¿por aire? O ¿cómo? Porque literalmente el alcalde “cerro el municipio”, lo cual tampoco fue la mejor decisión.

Hay formas de prevenir el contagio, si, pero no llegar a los extremos de poner en riesgo a las familias en caso de un evento de mayor peligrosidad como un incendio, por ejemplo, recordemos que es una zona boscosa que bien puede sufrir un contratiempo de esa índole y entonces, ¿por dónde llegarían los bomberos? Y como este ejemplo, muchos más. El detalle, querido lector es que la responsabilidad es de nosotros,

Ahora bien, el problema de los hospitales y los médicos. Sí, se sabe de muchos galenos infectados, algunos ya fallecieron y las autoridades siguen guardándose esa información. No entendemos por qué no decir las cosas como son. ¿Por temor a qué? El mal ya está, no estamos descubriendo el hilo negro. Es una total irresponsabilidad por parte de las autoridades el querer disfrazar la realidad que se está viviendo.

Hay quienes aseguran que el pedir que se use tapabocas lo único que provoca es una sicosis, cuando en realidad, más vale ser exagerados en nuestro cuidado que terminar infectados o en un crematorio con un acta de defunción de mentira, pues para colmo, no se asienta la realidad de la muerte de una persona, cuando se trata del coronavirus.

¿Qué tratarán de ocultar las autoridades? Mentir puede matar a mucha gente, más de los que ¡no han sido declarados!, y sería realmente injusto que por “ignorancia” se perdieran todavía más vidas y, peor aún, que, por falta de suplementos, también mueran quienes están tratando de salvar vidas.

Sí, así como se escucha. Los médicos, enfermeras y residentes se están infectando en los hospitales, tratando de salvar a quienes llegan infectados, y por las denuncias que se han recibido, resulta que diariamente incrementa la cifra de manera espeluznante. Disfrazar las cifras reales de esta pandemia, no ayudará en nada, por el contrario, le están dando confianza a la población de un mal que está latente y que va en aumento. ¿Hasta cuándo?…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *