¡Se les peló Romero Deschamps!

Por Karina A. Rocha Priego

¿Y qué esperaban?, ¿que los esperara sentadito en la escalinata de su casa? Resulta que el tristemente célebre Carlos Romero Deschamps, quien recientemente dejara el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), cargo que ocupó desde 1993, ¡huyó de México, con toda su familia!, para evitar ser detenido y llevado a juicio por el robo desmedido que cometió en agravio de los mexicanos.

Pero ¿Qué esperaban las autoridades, que este sujeto se quedara sentado esperando a que fueran por él? ¡Claro que no!, si renunció para irse de México, lo cual ya se veía venir y, honestamente, se vio demasiado lenta la autoridad responsable para detener a este señor, cuando debieron hacerlo a la par de Juan Collado, quien estaba acompañado precisamente de Romero Deschamps cuando se lo llevaron, pero les gusta perder el tiempo o “fingir que no sabían”.

A Romero Deschamps le vienen siguiendo la pista desde el inicio de la administración de López Obrador, al grado de que hubo dos o tres “connatos” de detención de este sujeto y nunca se hizo y ahora que si se requiere, ¡se les fue de las manos!, ahora hay que poner a trabajar a las policías del mundo para dar con este señor, su familia, y por ende, sus perros de collares de brillantes.

La Fiscalía General de la República tuvo que pedir ayuda  a la Interpol para dar con el paradero de este corrupto sujeto quien presentó su renuncia al Sindicato Petrolero, en medio de investigaciones en su contra por corrupción, pero ¡se les fue!

Por lo pronto, sobre Romero Deschamps, pesan al menos dos denuncias por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, recordando que éste que fue diputado y senador  del PRI; por años ha sido señalado de presunta corrupción y por usar los fondos del sindicato para enriquecerse. Sin embargo, nunca fue acusado formalmente, presuntamente por “llenar los bolsillos” de los ex Presidentes. Hoy, si lo quieren llevar a la cárcel, solo falta encontrarlo…

MIRANDA NAVA, DUEÑO DE GASOLINERA QUE VENDE COMBUSTIBLE CON AGUA

Y lo que son las cosas, querido lector. Este señor Carlos Romero es parte de esa “mafia” que está investigando el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador,  uno de tantos que se encuentran en una lista y que poco a poco han ido dando a conocer. Por su puesto que quisiéramos que fuera, no solo más rápido sino más preciso, y que tocaran a las verdaderas cabecillas de estos robos, pero un pacto, es un pacto.

Aunque, dicen, el que no se librará por muy fuero que tenga, es el tristemente célebre Luis Miranda Nava, quien fue el artífice del “trabajo sucio” de Peña Nieto, además de haber hecho sus propios negocios y, ahí les va.

El pasado martes 22 de octubre, una víctima de la gasolinera G500 Número ES12172 ubicada en la carretera México-Toluca, en Ocoyoacac, denunció a través de las redes sociales el que su auto se le descompuso al momento en 1ue cargó en dicha estación de servicio, pues el hidrocarburo estaba mezclado con agua.

No fue una, querido lector, sino más de 50 vehículos que quedaron varados al ser despachados con gasolina rebajada con agua en ese lugar, preguntándonos ¿por qué, luego de tres autos descompuestos, seguir vendiendo un producto malo, como lo hicieron en dicha gasolinera?

Nos queda claro, literalmente, a los despachadores de esa gasolinera, y suponemos a los superiores de los mismos, “les valió menos que madre” el que los autos, se fueran quedando varados, descompuestos, uno a uno conforme cargaban combustible con ellos, estarán de acuerdo en que uno, dos o hasta cinco, ¿pero cincuenta? Si fue una verdadera grosería.

Y bueno, de una u otra forma las denuncias en las redes funcionaron, pues luego de una tras otra, resulta que al lugar llegó la Encargada de la delegación Toluca de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Araceli Delon, así como el gerente de la estación de servicio, Gerardo Cendón, quienes atendieron las demandas de los afectados.

Al realizarse los análisis correspondientes, quedó de manifiesto que el combustible que se despachó a las unidades afectadas estaba rebajado con agua, lo que afectó a la bomba de gasolina de los vehículos e incluso algunos conductores temen un daño mayor a los inyectores. Sobre el tema, Gerardo Cendón confirmó que su estación se hará cargo de absorber los gastos por estos daños.

Asimismo, el propietario describió que tomará cartas en el asunto para investigar qué fue lo que pasó, pues únicamente las bombas 1 y 2 presentaron este combustible alterado, mismas que habían sido llenadas la noche anterior por una pipa de Pemex.

A la estación gasolinera de Ocoyoacac se presentaron también más de una decena de grúas que se encargaron de trasladar los vehículos afectados hacia Toluca, Lerma e incluso a Ixtapan de la Sal. Así mismo algunos conductores tuvieron que regresar a pie durante varios kilómetros ya que sus vehículos se quedaron varados en medio de la carretera.

Pero ahí les va. Lo importante realmente no es todo lo que ya hemos relatado, no. Al final, Profeco actuó para apoyar a los clientes que fueron afectados, al lugar llegó el “gerente” pero, ¿y por qué no llegó el dueño de esa estación de servicio? Muchos argumentarán que el dueño es un “grupo de gasolineros”, pero lo que aquí se sabe es que ésta, como muchas otras estaciones ¡es propiedad de “amigo oscuro” del ex Presidente Enrique Peña Nieto!, Luis Enrique Miranda Nava quien ¡utiliza a su cuñado!, como prestanombres para operar estas estaciones de servicio.

Estarán de acuerdo en que fue una “muy rara buena disposición” la del “gerente” de  dicha estación para resolver, sin chistar, el ¡arreglar más de 50 autos descompuestos!, lo que nos dice que prefieren mantener los reflectores lejos de ellos, a que los investiguen a fondo para dar con los verdaderos dueños que, dicho sea de paso, ya está saliendo a relucir quiénes son…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *