Sergio Ramírez, el buscador de belleza en el lenguaje

Sergio Ramírez, el buscador de belleza en el lenguaje

Durante la 61 edición del Festival Internacional de Cine de Bilbao (ZINEBI) —celebrada el día de ayer en la sala BBK—, se estrenó la obra cinematográfica Sergio Ramírez, la herencia de Cervantes en Centroamérica, bajo la dirección del cineasta Iván Argüello Lacayo, cuyo guion estuvo a cargo de Erick Blandón, en tanto Juan Zubillaga realizó la producción de la película.

El Festival ZINEBI —fundado durante el año 1959 en Bilbao— se convirtió en el espacio idóneo para que, nuevamente, el nombre de Sergio Ramírez rompiera fronteras y se colocará en medio de la creación artística vanguardista, libre y compleja en medio de una temporalidad contemporánea de la mano de dos compatriotas, quienes retoman su experiencia y herencia en tierra nicaragüense.

El cineasta Argüello, a través de una nota valorativa, comparte que la película rescata la memoria de los movimientos estudiantiles e intelectuales desde el 23 de julio de 1959 —cuando ocurrió la masacre de estudiantes en León—; pasando por el Movimiento de los 12; abordando el quehacer literario en la revolución del 79; y luego como organizador del Festival Literario Centroamérica Cuenta hasta culminar con la entrega del Premio Cervantes, en abril de 2018.

Seguir la línea de inspiración y de esfuerzo del novelista, cuentista, ensayista, periodista, político y abogado de origen nicaragüense Sergio Ramírez (Mesatepe, 1942), es un ejercicio valioso ya que, como en pocos momentos de la vida, se puede apreciar la fortaleza de un hombre que ha sabido entretejer dos hilos finos para convertirlos en herencia cultural para Latinoamérica: la pasión por la literatura y el activismo político.

Sus primeros pasos en el mundo literario se dieron a través del cuento: El estudiante, publicado en 1960. Tres años más tarde escribe Cuentos, su primer libro, el cual es una recopilación de relatos; y para 1970 fue impresa Tiempo de fulgor, su primera novela. De esta forma Ramírez trazaba un escenario en donde evidenciaba que la escritura puede derribar muros establecidos por la clase social y política dominante.

Durante 1977 en Nicaragua, encabezó el grupo opositor de Los Doce, integrado por intelectuales, empresarios, sacerdotes y dirigentes civiles, en apoyo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el cual se encontraba en lucha contra el régimen del presidente nicaragüense Somoza.

Después de formar parte del gobierno de Daniel Ortega, se retira de la política en 1996 para dedicarse a la literatura.

Alejandro Romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *