Hagamos una reflexión las feministas, todas: ¿a quién ayuda esta violencia, este uso de objetos peligrosos? ¿Es justificable que una policía sea golpeada en el piso o que sea martillada en la cabeza?