Sin requisito alguno, cambio de divisas en casas de cambio

Por Karina A. Rocha Priego

Durante la administración federal de Enrique Peña Nieto fue muy marcado el que los viajeros mexicanos que salían al extranjero, con necesidad de cambiar pesos a moneda extranjera, se enfrentaban a una serie de “candados” que en muchos casos resultaba molesto, como el no poder cambiar más de 9 mil dólares en casas de cambio, además de dar toda clase de información para poder hacer la compra.

Se dice, esas acciones tenían como fin evitar el lavado de dinero en este país y, según la Unidad de Inteligencia Financiera, nada más del 2016 al 2020 se lavó en México 1 billón de pesos  por diversas vías, lo que ha provocado una serie de investigaciones, cuyo resultado no se ha dado a conocer aún, pero sí que más de 17 mil cuentas, tanto de la delincuencia organizada como “de otros”, de los que se presume algo pero no tienen nada claro en su contra.

Lo cierto es que hoy, cualquiera puede cambiar pesos a dólares o viceversa, sin que sea señalado o investigado, la pregunta es ¿qué no es esta una forma fácil de lavar dinero?, peor aún, cuando se quiera investigar a alguien, pues será un tanto difícil porque no habrá registro de compradores y vendedores de divisas, aunque existe la “posibilidad” de que se fabriquen culpables para “comprobar” esos millones de pesos que salen y entran a México a través de las casas de cambio, principalmente las que se encuentran en el Aeropuerto de la Ciudad de México.

Esos, queridos lectores, son “los cambios” que se han dado durante la presente administración y que no se dan a conocer, pero la facilidad para comprar y vender divisas se convierte en un arma de doble filo para la seguridad de nuestro país. Esta flexibilidad denota un interés mezquino hacia el hampa que opera en México, donde solo se pone contra la pared “a unos cuantos” mientras que a los que tienen que ser detenidos, les dan todas las facilidades para que sigan “trabajando en México” pese a la inseguridad y violencia que ya se recrudece en todo el país…

JÓVENES, “CARNE DE CAÑÓN” PARA MANIPULACIÓN POLÍTICA

Y lo que es la “incongruencia”. Por un lado, no se pide NADA para comprar o vender divisas en casas de cambio, dando pie a que los delincuentes “que parecen ser cuates de los de arriba”, por otro lado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pretende “marcar a los jóvenes mexicanos” cuando éstos, a partir de los 18 años se vean obligados a inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes.

Dicha “propuesta” ha provocado gran malestar, calificándola de “terrorismo fiscal”, pues con ésta pretenden cinchar a quienes o no han terminado la escuela o simplemente no tienen aún un trabajo formal que les obligue a pagar impuestos y, pese a que aseguran, no se les obligará a pagar impuestos en tanto no inicien su vida laboral, si quieren tenerlos en “sus bases de datos” para que no se les escapen y en su momento, tenerlos “bajo control” para los fines de manipulación económica de los mexicanos.

Por su parte el SAT asegura que la propuesta no obligará a los jóvenes a hacer declaraciones o pagar impuestos si no trabajan, pero que al final, los jóvenes deben tener un RFC para tramitar su cédula profesional, y si obtuvieran una beca, requerirán de una cuenta bancaria, que igual requiere de un RFC y más aún, cuando los padres depositan a los chicos para su mesada, también necesitan una cuenta bancaria, pero sabemos de muchos testimonios que, efectivamente, muchos jóvenes que radican en otros Estados o países por sus estudios, reciben en una tarjeta dinero de sus padres, pero muchos de estos han sido afectados con el bloqueo de sus cuentas porque, se les figuró a las autoridades que podían estar involucrados en algunos ilícitos.

O sea, al final, si lo que buscan es ¡controlar! a los jóvenes, para en un momento dado, las autoridades manipularlos a su antojo y ponerlos contra la pared, quedando invalidada aquella idea de que “los jóvenes son el futuro de México” cuando, en realidad “serán el futuro de un partido político”, de ahí preguntar ¿qué futuro pueden tener nuestros hijos, cuando cumplan 18 años en México? De verdad esperamos no llegar al punto de tener que “esconder a nuestros jóvenes” para evitar sean “carne de cañón política” para satisfacer la voracidad de unos cuantos.

Pero hay un “pretexto”: el evitar robo de identidad, ya que las factureras utilizan como “pantalla” a jóvenes o a adultos mayores como prestanombres y que figuren como socios o representantes de las empresas…

TRAICIONAN A MEXICANOS DESEMPLEADOS, CONTRATANDO MANO DE OBRA “BARATA” PERO EXTRANJERA

Y, para terminar, resulta un acto de traición contra los mexicanos, el que se les esté otorgando CURP a los inmigrantes, sobre todo haitianos, pues es un pretexto para mantenerlos a favor de un partido político, pero más que eso, querido lector, para que éstos, que utilizan a nuestro país “de paso” para dirigirse hacia los Estados Unidos, puedan “encontrar trabajo” cuando millones de mexicanos se encuentran en la misma situación que estos inmigrantes ¡desempleados!

El pretexto es “contratarlos como mano de obra barata”, cuando ya de por sí a los mexicanos se les paga una miseria cuando apenas los toman como “obreros” y, peor aún, que los utilizan un tiempo para luego despedirlos sin remuneración alguna.

Ese, si es un acto de traición. Contratar extranjeros porque les pagan “menos que a un mexicano”, robando, literalmente, la oportunidad para los connacionales a quienes, por cierto, “prometieron” sacar de la miseria cuando, en realidad, los habrán de sumir más en ella para poder “tener el control de sus vidas”.

Ni en Estados Unidos, querido lector, donde los indocumentados consiguen trabajo, les pagan tan poco como aquí en México y ¿los traicionan dando trabajo a haitianos a quienes ya tienen hasta su CURP? Creemos ésa si es una verdadera burla para quienes creen que “de verdad” su vida cambiará “pronto”. Qué lástima, pero no cabe duda de que al mexicano, al pobre, al que menos tiene, si lo consideran “un idiota” a quien “mantienen con una bolsita de arroz”, mientras a otros, les dan todas las facilidades. Qué pena de verdad, pero esa, querido lector, si es una ¡verdadera traición!…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *