Tabasqueños, luchan con todo por su estado

Por Karina A. Rocha Priego

El pasado fin de semana, tuvimos la oportunidad de viajar al estado de Tabasco, concretamente estuvimos en Villahermosa, y honestamente, ¡cómo quisiéramos que la gente del Estado de México fuera así!, ya que nos topamos con gente que quiere sacar adelante a su Estado, ¡cueste lo que cueste!

Resulta que por primera vez en aquel estado, se llevó a cabo un evento académico que congregó a más de 10 mil personas que abarrotaron, literalmente, la capital de tan bello Estado. La ocupación hotelera estuvo a más del 100 por ciento. Hasta el hotel más humilde, fue ocupado por alguna delegación de estudiantes que participaron en el evento académico denominado Premio Semper Altius.

El gobierno tabasqueño preparó todo para recibir a los estudiantes y sus familias. Lo más importante, implementó un cerco de seguridad impresionante. Policías estatales y municipales, y en algunos puntos –suponemos los peligrosos para el turismo- se apostaron algunos elementos de la Policía Federal. Hasta el regreso a la capital mexiquense, no se supo de incidente alguno en contra de los visitantes.

Por su puesto que los visitantes se dieron tiempo de visitar lugares como La Venta, Parque Museo La Venta; Museo Interactivo Papagayo; Cañón Usumancita; y otros tantos lugares más que son de gran atractivo en aquel Estado, lugares que ¡explotaron las autoridades al máximo!

Según dejaron saber las autoridades, el Premio Semper Altius dejaría una derrama económica de más de 50 millones de pesos, que serán utilizados para apoyar a los tabasqueños, derrama que, a decir de los lugareños, es algo que en verdad están necesitando.

Y nos quedó claro. Taxistas, tenderos, uniformados, personal en los hoteles, todos, adoptaron una actitud que ya quisiéramos muchos que así nos trataran en nuestro estado natal. El medio de transporte que se ofreció para llevar y traer a los estudiantes y sus familias, no solo fue de primer nivel, sino bastante económico y sobre todo puntual. No hubo abusos, por el contrario, se dieron a la tarea de recibir a los visitantes con los brazos abiertos, invitando a regresar a ese Estado.

Pero, ¿por qué no hacer lo mismo en el Estado de México? Nos queda claro que éste es un Estado de más de 15 millones de habitantes y que Tabasco apenas llega a los 2 millones 200 mil habitantes, sin embargo, ello no debe ser un “pretexto” para no exhibir las bellezas naturales y humanas que tiene el Estado de México y, si bien hay lugares que “no son recomendables”, también lo es que se puede ofrecer más que un policía “de esquina” cuidando o una estadística criminal.

En fin, cientos de mexiquenses estarían más que felices de convertir este Estado en un Estado verdaderamente turístico cuando tiene mucho que ofrecer. No solo existe un Valle de Bravo, municipio “de ricos y políticos corruptos”, o un Ixtapan de la Sal que ha corrido con la misma suerte. El Estado de México puede ser más que una banda de delincuentes, o un número en la lista de feminicidios, el chiste es querer.

Por lo pronto, la visita a Villahermosa Tabasco, nos dejó muy buen “sabor de boca”. Cortesía, decencia, amabilidad y, sobre todo, paseos turísticos y una exquisita gastronomía…

SALEN A RELUCIR MÁS GASTOS EXCESIVOS DEL PEÑISMO

Y, para terminar, les platico que siguen saliendo a relucir “cuentas” que simplemente “no nos dan”, y es que se dejó saber otra de la administración de Enrique Peña Nieto, una de tantas que todavía faltan pues, dicen, este señor y su séquito, se llevaron algo así de 450 mil millones de pesos, o un poquito más.

Según se dejó saber, durante la administración peñista, las principales oficinas del Gobierno federal gastaron 35 mil 678 millones 637 mil 962 pesos en el gasto de operación de “Alimentos y utensilios” que, según laCuenta Pública de ese periodo, el gasto supera incluso al dinero destinado a los comedores comunitarios de la entonces Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol, hoy Bienestar). En cinco años de funcionamiento se dio a ese programa 10 mil 579 millones 756 mil 238 pesos, que es solo el 29.6 por ciento del dinero que gastaron para los alimentos de las secretarías federales y Presidencia. Es decir, se gastó tres veces más en las 21 oficinas del Gobierno.

Además, se gastó más de lo que se había asignado a ese rubro hasta en un 11 por ciento. Sobresale el caso de 2016, en que se asignaron 34 mil 594 millones 955 mil 624 pesos y se gastaron 43 mil 337 millones 575 mil 457 pesos, es decir, 20 por ciento más. Y todavía hay más que contarles, pero lo haremos en nuestro próximo espacio. Por lo pronto, “una raya más a la cebra”, los millones que le siguen faltando a los mexicanos…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *