Termina el ayuno tenístico

Aún condicionado por las consecuencias de la crisis del coronavirus y sometido por las precauciones sanitarias exigidas, el tenis se asoma a las pistas, paso previo a la idea de vuelta a la competición.

Ha sido en Alemania, en el recinto de la Academia de Tenis Base de Hoehr-Grenzhausen, cerca de Coblenza, donde han sido puestos en escena unos cuantos partidos de exhibición.

Sin público, sin jueces de línea, sin recogepelotas. Solo los dos jugadores y el árbitro principal han podido estar en la pista cubierta de tierra batida.

Ocho jugadores, ninguno incluido entre los cien primeros del ránking ATP, forman parte del cartel de este evento que echó a andar este viernes y que va a proseguir el 7 y también el 14 de mayo, en este mismo escenario.

El alemán Dustin Brown, rankeado entre los setenta primeros del mundo, le ganó a su compatriota Corentin Schmitz, «Fue complicado porque es difícil motivarte cuando no hay una fecha para regresar a las pistas.

Pero bueno, hace dos semanas ni siquiera estar en una cancha estaba entre los planes, «creo que todos los que hemos participado estamos felices por volver», dijo Dustin Brown, que ganó sus dos partidos, ante Constantin Schmitz Jean Marc Werner en parciales de cuatro juegos cada uno en lugar de los seis habituales.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *