Tina Turner, una estrella musical que sigue brillando

Si hay una estrella indiscutible de la música, esa es Tina Turner, y no nada más por su carrera como cantante, o por su explosiva manera de conquistar escenarios, sino por su tenaz manera de aferrarse a la vida.

Este martes la cantante de origen estadounidense cumple 80 años en la tranquilidad de su retiro en Suiza, donde ve pasar homenajes y tributos a una carrera de pasión y supervivencia. Su vida es un cúmulo de triunfos y pesares: tuvo un accidente cardiovascular, cáncer de intestino, insuficiencia renal y un trasplante de riñón.

La poderosa voz de Anna Mae Bullock (Tina Turner) no pudo apagar los sonidos de una existencia que comenzó trágica: Con una niñez carente de amor, como ella misma lo relata en su autobiografía Love story; con un padre violento y abusador, y su madre siempre una figura ausente, que abandonó a la familia cuando era pequeña.

La pasión por la música hizo de Tina una mujer fuerte, que buscó por todos los medios salir adelante. En su camino se cruzó Ike Turner, con quien se casó (1962), en Tijuana, México. Músico de gran talento, Ike descubrió la voz única de Tina y, juntos, conquistaron éxitos en poco tiempo.

Sin embargo, cuenta la intérprete que ha vendido más de 200 millones de discos en 60 años de carrera, el matrimonio al lado de Ike se convirtió en un infierno de abuso y explotación. En el libro describe un episodio que pinta de cuerpo entero la esencia de su matrimonio con el músico.

De gira por Los Ángeles –escribe Tina-, embarazada de su hijo Ronnie, dio a luz inesperadamente. “Él (Ike) confiaba en que tendría al bebé y volvería rápidamente al escenario. Por tanto, dos días después de ser madre, estaba cantando y bailando nuevamente como si nada hubiera sucedido. La realidad era que si no cantaba, no había espectáculo, y sin ‘show’ no había dinero”.

En otro episodio, Tita Turner describe su relación con profundo dolor y califica a Ike como su peor enemigo. “Destruía todo lo que era bueno, simplemente no podía evitarlo; ahora veo que nuestra vida juntos era una pantomima de relación ‘normal’: Determinada por el abuso y el miedo, y no por el amor o incluso el afecto”.

Es indudable que Ike convirtió a Tina en una estrella de la música, pero el costo que pagó fue muy alto. Luego de los constantes abusos físicos y psicológicos, prácticamente huyó luego de una golpiza en un hotel de Los Ángeles.

Finalmente, la pareja se separó en 1978. Su exmarido murió de una sobredosis de cocaína en 2007.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *