Turquía podría cerrar base aérea a EUA

Turquía considera cerrar su base aérea de Incirlik para las fuerzas estadunidenses si Washington le impone sanciones por la compra que realizó Ankara de los sistemas rusos de defensa aérea S-400, dijo hoy el ministro de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

La víspera el Congreso de ese país consideró durante las discusiones de su presupuesto militar para 2020, que la compra de Ankara de sistemas rusos caía en la legislación para “Contrarrestar la influencia rusa en Europa y Eurasia”.

Gracias al acuerdo logrado entre ambas naciones en 2015, Washington usa la base de Incirlik para gestionar bombardeos sobre las posiciones de los yihadistas en Siria e Iraq.

El canciller turco explicó que los S-400 son solo “sistemas de defensa” y no se utilizarán para atacar a nadie.

Por otra parte, Ankara también podría “cambiar el estado de la base Kurecik”, ubicada en el sureste turco, en la que se habían desplegado elementos del sistema europeo de defensa aérea, declaró Cavusoglu al periódico Sabah.

Esta estación radar en la provincia de Kurecik, fue instalada en 2012 para uso de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para facilitar la detección de ataques con misiles.

Hoy Cavusoglu precisó que si la OTAN no aprueba el plan antiterrorista de su país, particularmente sobre las fuerzas kurdas en Siria, ellos no apoyarán el plan de defensa para los países Bálticos (Lituania, Letonia y Estonia) y Polonia como acordaron en la Cumbre Anual.

La milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), son el objetivo de la reciente ofensiva de Turquía en el norte de Siria, pues sostiene que son un “grupo terrorista” que desde 1984 lucha por la creación de un Estado kurdo independiente.

Rusia comenzó la entrega de los S-400 Triumf, sistema de misiles antiaéreos de medio y largo alcance, desde julio pasado despertando tensión entre Washington y Ankara.

El gobierno estadounidense exigió a Turquía renunciar a estos sistemas y comprar el baterías Patriot lo que representa “que el país con el segundo ejército en volumen (de la OTAN) compre material ruso podría ser un precedente”, dijo Pedro Baños al periódico El Mundo.

Al declarar el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en junio que la compra del S-400 estaba «fuera de toda duda», esta confrontación podría tornarse aún más tensa, implicando incluso al resto de los aliados de la OTAN.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *