‘Una llamada a Neverland’, un cortometraje ad hoc a tiempos de COVID-19

El actor Bruno Bichir y Manuel Camacho Bustillo, protagonista y director respectivamente del cortometraje Una llamada a Neverland, sostuvieron una sesión de preguntas y respuestas a manera de estreno virtual de dicha producción de la que señalaron en especial, las similitudes que tiene la historia, filmada hace ocho años, con el confinamiento actual poducto del COVID-19.

“Estoy sorprendido de las coincidencias, de quien nos iba a decir que esta gran premisa que es el ‘Blackout’ (‘Apagón’), que provoca en los personajes, de alguna manera, un enfrentamiento a estar solos, solos con ellos o con alguien más, y la desaparición del resto de las personas, iba a ser tan vigente, actual y coincidente con lo que estamos viviendo”, compartió Camacho en la trasmisión vía zoom, en la que destacó el tono de comedia que tiene la histora y la enseñanza a la que invita.

Por otra parte, Bruno Bichir compartió haber disfrutado el proceso de filmar dicho cortometraje, para el que tuvo que meterse en una botarga, toda vez que, con el humor negro presente en la historia, llegó a la siguiente reflexión: “A todos nos ha pasado por la cabeza ‘Esto se va a componer’, ‘Vamos a salir de esto’ y ‘Vamos a regresar’. ¿Y si no? ¿Y si esto ya fuera? Para muchos esto ya fue.

“Me gusta el sentido del humor negro que tiene el cortometraje y que comparto con Manuel Camacho, entonces, en mi sentido del humor negro, catastrófico y fatalista, pienso que esto no se va a componer nunca y que, quien sabe qué vamos a inventar, creo que ya lo estamos inventando, aquí estamos”, ahondó el actor, que ha participado en filmes como El callejón de los milagros y Ciudades Oscuras.

“Esto se parece mucho a cuando no estoy en un set o escenario, mi vida creo que se divide así, en trabajo. Mi vida es trabajar, desde que soy niño, desde que tengo seis años, eso es lo que tengo en mi vida, trabajar en la ficción, y cuando no estoy trabajando, estoy leyendo, oyendo música, escribiendo, buscando fuentes de inspiración, entrenándome, viendo material”, explicó Bichir sobre su confinamiento en relación con el cortometraje.

Manuel Camacho añadió que esta historia pertenece a un proyecto que lleva por nombre Blackout, el cual tiene como finalidad conjuntar varios cortometrajes e historias; en Una llamada a Neverland, dos hombres, que trabajan dentro de botargas de animales, se encuentran solos en medio de un apagón en una feria de juegos mecánicos, situación que los lleva a confrontarse con situaciones que los han acompañado en su día a día.

“Lo hermoso del cortometraje es eso, es decir que, efectivamente, algún día habrá que quitarse la botarga, y asumir lo que somos y estar felices con lo que somos, hasta donde lleguemos”, agregó Bichir hacia el final de la sesión, en la que además se reconoció a los involucrados en el guion y la fotografía del corto, además de la actuación que también realizó Juan Carlos Vives y la integración de la melodía Me vas a matar, de Ismael Fuentes Garay, mejor conocido como «Tito Fuentes».

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *