‘Ya no hay lugar’ en hospitales, indican médicos en Italia

Tras superar la línea de los dos mil contagios diarios a mediados de octubre, los médicos en Italia están alarmados por el vertiginoso repunte de muertes e infecciones por Covid-19, una segunda ola que lleva de nuevo al límite el sistema sanitario. La nueva preocupación va más allá de las camas e implementos: el personal sanitario sigue siendo insuficiente, muchos se contagiaron y los que siguen laborando están exhaustos.

“Esta noche he tenido que cerrar las urgencias. Ya no hay lugar. Hemos alcanzado el límite. No sabemos dónde meter a los enfermos. En los últimos diez días, la situación empeoró de una manera vertiginosa”.

El médico Claudio Zanon, director sanitario del hospital católico Valduce de Como, en Lombardía, levanta a ratos los ojos al cielo al hablar del radical empeoramiento de la curva epidémica por Covid-19 en su región. La situación que describe es dramática e incluye también a ciudades vecinas a la suya, todas ubicadas en esta próspera zona cercana a la frontera con Suiza.

“En la ciudad de Monza han pedido la ayuda del Ejército; en Varese un solo hospital acumula unos 300 operadores sanitarios positivos a Covid-19… Es terrible. Somos la nueva Bérgamo”, añade en entrevista, en alusión a esta ciudad italiana (también de Lombardía) que en marzo pasado, durante la primera ola, se hizo conocida mundialmente por ser uno de los epicentros mundiales más mortíferos del nuevo coronavirus.

El mayor problema en este momento, explica, es la falta de personal, en particular de anestesiólogos, porque si bien en general ha bajado la tasa de mortalidad, los contagios detectados ahora son muchos más, operadores sanitarios incluidos.

“En este momento, nuestro problema no son los medicamentos y los materiales, pues nos abastecimos en el verano. Mi dificultad es que el 12% del personal de mi hospital es positivo (por Covid-19) y está en cuarentena. Estamos hablando de unas 70 personas, muchísimas”, añade, al no negar que, en las situaciones de colapso, se abre la posibilidad de la dolorosa decisión de decidir a quién entubar primero.

El relato de Zanon es reflejo de la magnitud del ciclón que nuevamente y de manera sorpresiva ha caído sobre Italia, un país que pasó todo el verano sin grandes sobresaltos y que hasta octubre mantenía el virus bajo control con rastreos rápidos y un número de pruebas que parecía ser suficiente: unas 180 mil al día sobre una población de 60 millones de habitantes.

No era así. Superada la línea de los dos mil contagios diarios a mediados de octubre. Tan solo este jueves 12 de noviembre, el país registró 636 personas fallecidas a causa del coronavirus en las últimas 24 horas y 635 mil 54 positivos activos, 37 mil 978 más que el día anterior.

El doctor Filippo Anelli es presidente del Colegio de Médicos de Italia. El miércoles, en rueda de prensa con la Asociación de la Prensa Extranjera, repitió la petición hecha dos días antes al Gobierno de Giuseppe Conte y que no todos en Italia comparten: “Pedimos un confinamiento inmediato de todo el país. El aumento en el número de muertos y el aumento de ingresados a terapias intensivas ya es excesivo”, alertó.

“No hay otra opción que confinar a las personas en casa para impedir que la pandemia se desarrolle aún más”, agregó Anelli, al coincidir asimismo en que uno de los mayores problemas en la actualidad es que, si bien el número de puestos en terapias intensivas en Italia pasó de 5 mil a 11 mil en lo que va del año, el número de trabajadores de la salud sigue siendo insuficiente.

“En lo que concierne al personal, le pedimos al Gobierno contratar a los estudiantes de los dos últimos años de especialización en medicina. Unos 6 mil fueron contratados así pero todavía es un número insuficiente”, detalló Anelli.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *